top of page

La representación importa

Son las 6:30 de la tarde en un sábado y por primera vez en mucho tiempo voy en el asiento de copiloto. Oportunidades como estas son raras, pero me encanta ver los panorámicos que enmarcan la avenida.


Estos anuncios muestran a los transeúntes algún modelo en una pose divertida, mostrando algún producto. Pero todos parecen decir lo mismo: “Si compras esto, si adquieres este servicio…te verás así”


Es muy común en México ver exclusivamente un tipo de personas en los anuncios publicitarios: modelos altos, blancos y delgados


Lo que queremos ser, lo que es tener éxito y por ende, valor. En México, el éxito parece tener color de piel.


Yo seré la primera en admitir renuencia ante la realidad.

Claro, porque es un privilegio haber crecido en México y nunca haberle dado importancia a mi color de piel, pero sí al de los demás. Tenía tan dentro de mí este pensamiento que nunca me lo cuestioné o siquiera pensé si estaba mal. Así eran las cosas. Las personas que pedían dinero en la calle se veían de cierta manera y los que iban al club se veían de otra manera.


No fue hasta un día que caminando junto con una amiga, mientras pasábamos por la explanada dónde hay banderas de todos los estudiantes internacionales, me dijo: “Ana, ¿a cuántas personas conoces aquí con mi color de piel?”

Jamás me había preguntado algo así, porque en mi burbuja de ignorancia, eso no importaba. Pero todos estamos en la misma universidad, todos estudiamos cosas similares. No debería importar eso, sino tus calificaciones. Pensé

Anonadada escuchaba como mi amiga platicaba experiencias donde las personas no creían que ella estudiara en esa universidad. Simplemente porque no encaja en cómo se “debe de ver alguien de ahí”.


Se supone que el internet llevó a la democratización de los medios, pero pareciera que los medios siguen estando bajo el poder de algunos pocos.

Me pregunto, si la publicidad se encarga de presentar un servicio o un producto para incrementar el consumo de ellos, ¿por qué no representar a la mayoría de su público?

En México según la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 (ENADIS), más de la mitad de la población (59.1%) mayor de 18 años, se declaró con tonalidad intermedia. Casi el 5% señaló tener un tono de piel más claro, mientras que el 11% declaró ser de tono de piel más obscuro.


Muchos argumentamos que en México no somos racistas, sino clasistas. No importa tu color de piel, sino tus medios económicos.

Pero la verdad es que en este país, vivimos un clasismo racializado.


¿Todos podemos sufrir discriminación? Claro. Nadie está exento.


Sin embargo, ¿todos podemos sufrir racismo? No.

El racismo es una discriminación sistemática e intrínsecamente bordada en nuestro tejido social e instituciones que con base en la jerarquización del color de piel, discrimina y limita accesos a ciertas personas.


¿Somos racistas? Es muy fácil decir que todos somos racistas porque nacimos en México.

Creo que es mas difícil desaprender algo tan mexicano, pero nunca es tarde.


Por: Ana M.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page